lunes, 12 de enero de 2009

TÉRMINOS DE VEGETACIÓN

GEOGRAFÍA DE ESPAÑA.
DEFINICIÓN DE TÉRMINOS – VEGETACIÓN
Acción antrópica: por acción antrópica se han modificado y creado paisajes vegetales nuevos en España, se han introducido especies, se han plantado nuevas y en ocasiones ha provocado la extinción de parte de las especies autóctonas
Alcornoque: (Quercus suber) árbol pernnifolio de hoja persistente y madera muy dura cuya corteza gruesa constituye el corcho. El alcornoque es un árbol típico de la región mediterránea donde forma junto con la encina y la carrasca comunidades climax en terrenos silíceos, aguanta bien el calor, aunque no prospera en climas demasiado secos ya que necesita una precipitación anual superior a los 500 mm., pero nunca suelos encharcados. Las mejores masas de alcornoques se encuentran el Algarve y el Alentejo portugués y en Extremadura y Andalucía. Portugal y España son los primeros productores de corcho del mundo. La madera del alcornoque no es muy apreciada se utiliza para la fabricación de herramientas
Biogeografía: Rama de la Geografía que estudia y explica la distribución de animales y plantas de acuerdo con los datos aportados por el clima, suelos y vegetación. Como ciencia de síntesis se ocupa de las relaciones de los seres vivos con el medio ambiente.
Bosque: Agrupación de plantas en la que predominan los árboles y otros vegetales leñosos. Podemos distinguir entre bosque climax (en el que nunca ha intervenido el hombre) y bosque secundario (tras roturación o quema el bosque vuelve a su forma natural).
Bosque de coníferas (pino resinero y halepensis), ver libro de texto.
Bosque caducifolio o bosque de frondosas: Bosque formado por árboles de hoja caduca que la pierden durante el invierno y son propios de la región eurosiberiana de clima atlántico u oceánico con precipitaciones abundantes y constantes a lo largo del año, y temperaturas suaves, los árboles más característicos son el haya, un árbol que teme al frío pero que se adapta bien al verano fresco y húmedo, y el roble que sustituye al hayedo en el interior, aunque también aparece el castaño y el avellano y especies de hoja perenne como el acebo y el tejo que también aparecen en ámbitos mediterráneos montañosos (Otras especies son rebollo, quejigo, encina, chopo y eucalipto). El sotobosque es generalmente de helechos.
Bosque perennifolio: ver bosque mediterráneo.
Bosque mediterráneo. Propio del clima mediterráneo (inviernos templados, los veranos secos y otoños y primaveras con abundantes precipitaciones), así pues, su vegetación debe hacer frente a tres o cinco meses de aridez y a las altas temperaturas del verano, por tanto, una vegetación xerófila (adaptada a la sequía).
Las formaciones vegetales perennifolias características son árboles de mediana altura, tronco no rectilíneo, grueso y rugoso, con ramas amplias que proyectan su sombra para mitigar la insolación y la evaporación y, por supuesto, de hoja perenne, cuyas especies más representativas son la encina y el alcornoque, como vegetación secundaria el pino que se ha extendido por amplias zonas por intervención humana. Tiene un rico sotobosque (piorno, retama, etc.) y un matorral, por degradación del bosque, en tres tipos: la maquia, la garriga y la estepa.
En la Península Ibérica existe un tipo de aclarado del bosque mediterráneo de origen humano llamado dehesa. La dehesa es un medio de explotación del bosque en el que el buen estado de la naturaleza es esencial para la producción.
Bosque de galería: Bosque propio de las orillas de cursos de agua permanentes o temporales, que normalmente se distinguen de la vegetación circundante por su mayor exuberancia debido a la provisión de agua disponible en el suelo para las plantas.
Bosque de ribera: ver vegetación de ribera.
Cardón: Planta xerófila, espinosa de gran porte, la encontramos en las zonas bajas y secas de las Islas Canarias.
Climax: En vegetación: es el estado óptimo. Situación de equilibrio entre la vegetación, el suelo y el medio (relieve, litología, clima) sin la intervención humana correspondiente. Los bosques naturales se consideran vegetación climax pues suponen la etapa final de la sucesión vegetal durante la cual su formación alcanza su máximo desarrollo en equilibrio con el conjunto de condiciones ambientales, clima y suelo. Todo ecosistema evoluciona siempre hasta alcanzar su etapa de climax.
Cliserie: Se denomina así a la agrupación de diversos tipos de vegetación en un territorio a lo largo de un gradiente, en el cual se producen modificaciones, normalmente climáticas. Buenos ejemplos de cliseries son los pisos de vegetación de alta montaña en los que conforme subimos en altitud se agudizan las condiciones climáticas. La cliserie nos mostrará diferencias entre la solana y la umbría.
Coníferas: Grupo de plantas arbóreas y arbustivas como el ciprés, el pino y la sabina que tienen gran importancia económica por la producción de madera, la obtención de resinas y barnices y la fabricación de papel.
Deforestación: Es uno de problemas medio ambientales más importantes que supone la destrucción de la cubierta vegetal, es decir la desaparición de los dominios de vegetación de un ecosistema. Consiste en la eliminación progresiva de los bosques, debida a la acción del hombre o a causas naturales (erosión). Las causas son generalmente los incendios, las roturaciones para aprovechar las tierras para cultivos, las explotaciones abusivas, la ocupación para usos urbanos, el excesivo pastoreo y los incendios forestales. La deforestación no es lo mismo que la degradación forestal, que consiste en una reducción de la calidad del bosque. Ambos procesos están vinculados y producen diversos problemas: pueden producir: excesiva erosión del suelo que aparece muy lavado, desestabilización de las capas freáticas, acidifica los suelos al carecer de cubierta vegetal, en consecuencia, reducen la biodiversidad (diversidad de hábitats, especies y tipos genéticos) y el incremento de dióxido de carbono en la atmósfera que provoca un aumento del efecto invernadero. Este fenómeno es muy común y muy peligroso en el ecosistema mediterráneo. Entre las soluciones contra la deforestación podemos señalar la creación de espacios protegidos, la repoblación, la prevención de incendios, la extensión de la superficie forestal.
Dominios biogeográficos en España: Sobre territorio español encontramos cuatro grandes dominios biogeográficos: El dominio eurosiberiano, que se corresponde con el clima oceánico y de transición (Galicia, y la cornisa cantábrica), y los Pirineos. Vegetación de roble y haya, pero también encinares. El dominio mediterráneo, que se corresponde con el resto del territorio español, e incluye las islas Baleares y Ceuta y Melilla. Vegetación salvo en las altas cumbres está dominada por los bosque de hoja perenne (encina, pino o sabiana) , matorrales como la garriga y una gran variedad de vegetación El dominio de alta montaña:, que es propio de los pisos bioclimáticos superiores de las grandes cordilleras y los sistemas montañosos. El dominio macaronésico: que corresponde a las Islas Canarias.
Dominios biogeográficos locales: vegetación de ribera y humedales.
Drago: El nombre procede de las islas Canarias para denominar a una planta Liliácea que puede alcanzar hasta los catorce metros de altura, con tronco cilíndrico, grueso y lleno de cicatrices producidas por las pérdidas de las hojas.
Ecologismo: Movimiento que defiende la necesidad de proteger el medio ambiente, respetando las relaciones armónicas del hombre con su entorno. Los miembros de ese movimiento participan en política a través de partidos “verdes” o ecologistas y se asocian en organizaciones internacionales.
Ecosistema: Es el conjunto de una comunidad de seres vivos (biocenosis), vegetación, insectos, animales y el entorno en el que vive (biotopo) en el que ambos están en continua interacción. Cuando un ecosistema ha alcanzado la madurez o equilibrio se le denomina comunidad climax.
Encina: Quercus rotundifolia. En el bosque mediterráneo la encina es la especie más representativa, se caracteriza por la persistencia de hojas, la esclerofilia y un equilibrio ecológico frágil ya que crece lentamente y tarda varios siglos en alcanzar su techo de altura (20 m.). Crecen bien sobre suelos silíceos. La encina forma el paisaje natural de buena parte de la Meseta y de las dos grandes depresiones, y puede aparecer formando bosques muy abiertos, tipo dehesa, o en forma de monte bajo. Los usos característicos de la encina son el aprovechamiento de la bellota, alimento de máxima calidad nutritiva para el ganado (ganadería porcina de raza ibérica), el carbón vegetal, y la madera para la carpintería por ser de gran resistencia y dureza.
Endemismo: Especie que vive siempre en un área determinada, y no se da en ningún otra.
Espacio natural protegido: Aquellos espacios del territorio nacional en los que predominan los elementos naturales poco transformados por la explotación u ocupación humana y tienen unas características paisajísticas o biológicas especiales por su estructura geológica, hidrográfica, vegetación, fauna, etc. y son declarados protegidos por la ley. La primera Ley de Espacios Naturales Protegidos es de 1975 y una vez aprobada la Constitución se aprobó la Ley de Conservación de Espacios Naturales y de la Fauna y la Flora Silvestres de 1989 que clasifica los espacios protegidos en: Parques, Reservas, Paisajes protegidos y monumentos naturales.
Estepa: Vegetación de arbustos nudosos, espinosos, bajos y discontinuos, que dejan al descubierto importantes extensiones de suelo (palmito, tomillo, espartal, espárrago). Es típica del clima mediterráneo semiárido del sudeste peninsular, donde la falta de agua y la erosión han dejado un suelo pobre que no permite vegetación arbórea. También se da la vegetación esteparia en zonas secas deforestadas y degradadas por la acción humana como las Bardenas Reales en Navarra y Los Monegros en Aragón.
Eucalipto: Esta especie es natural de Tasmania y Australia. En España habita sobre todo en el norte peninsular: Asturias, Santander y Galicia, pero también se han hecho repoblaciones en las comunidades autónomas de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha. La nefasta política forestal del ICONA repobló territorios con eucalipto en los años sesenta. El eucalipto es una especie que crece con más facilidad y puede comercializarse rápidamente. Sin embargo, sus raíces despojan la tierra de los nutrientes básicos, con lo cual empobrecen los suelos, los acidifica, y desaparece la vegetación a su alrededor.
Garriga: Vegetación de arbustos (acebuche y olivo silvestre) y matorrales (lentisco, jara, brezo y retama) de poca altura y crece sobre terrenos calcáreos. Suele dejar terrenos sin cubrir donde aflora la roca desnuda. Cuando el grado de degradación de la vegetación original ha sido muy fuerte suelen aparecer formaciones vegetales más pobres con plantas aromáticas (tomillo, romero, espliego). Es típica del clima mediterráneo donde el bosque se ha degradado.
Haya: un árbol que teme al frío pero que se adapta bien al verano fresco y húmedo, así pues, tolera mal el calor y exige gran humedad. Se adapta a suelos calizos y silíceos, aunque los prefiere calcáreos. Su crecimiento es bastante rápido. Su madera dura y de buena calidad. Su principal área en España es la Cordillera Cantábrica y el Pirineo Navarro. Otras zonas en la Península son Montejo de la Sierra.
Humedales: Los humedales son zonas en las que el agua es el principal factor que controla el medio y la vida vegetal y animal relacionada con él. Se dan en los lugares donde la capa freática se halla en o cerca de la superficie de la tierra o donde la tierra está cubierta de agua poco profunda. Son, pues, espacios naturales en los que se encuentran una vegetación que requiere suelos saturados, en forma permanente o estacional, aves y fauna característica y especial.
Los humedales o zonas húmedas reciben esta consideración por normativa legal y toda actividad que afecte a estas zonas requerirá autorización o concesión administrativa, por existir en estas zonas valores ecológicos merecedores de protección, así pues, los márgenes y tierras limítrofes de dichas aguas, también son declaradas zonas húmedas para evitar daños a la fauna y a la flora.
En España destacamos Doñana, las Tablas de Daimiel, la Laguna de Gallocanta (Aragón), la Laguna de Fuente de Piedra (Málaga) y la albufera de Valencia. España participa desde 1982 con 38 humedales en el Convenio Internacional Ramsar (Irán) sobre humedales, firmado en 1971 ante la progresiva desaparición de los humedales en el mundo. España ha perdido el 60 % de sus humedales en los últimos 50 años, en la actualidad sólo unas 2.000 zonas húmedas han conseguido sobrevivir a los proyectos de urbanización, crecimiento turístico, infraestructuras, desarrollo agrario o sequía.
Jaral: Uno de los matorrales más extendidos en la Península Ibérica ya que cubren amplias extensiones antes ocupadas por encinares y alcornocales que han desaparecido por la deforestación (incendios y hachas), de ahí que la presencia de los jarales sea un claro indicio de un bosque degradado. Se sitúan en lugares áridos, laderas estériles y zonas accidentadas.
Landa: Vegetación densa de matorral, característica del clima oceánico, que puede aparecer como degradación del bosque caducifolio o como vegetación supraforestal formada por agrupaciones de brezos acompañadas de musgos diversos. Cuando las condiciones climáticas son favorables a la agricultura o ganadería la vegetación natural ha sido sustituida por campos cultivados; pero en suelos poco fértiles, en las áreas expuestas a los vientos, aparecen las landas. A esta formación vegetal le corresponde un suelo muy lavado por la lluvia que arrastra los elementos fertilizantes por lo que los suelos son bastante ácidos, esto impide que se regenere el bosque o la instalación de cultivos rentables.
Laurisilva: Bosque denso de carácter subtropical, compuesto por más de 20 especies diferentes, ricas en plantas endémicas, con árboles características, como los laureles, viñátigos, tilos; típico de la era Terciaria, pero los hielos del Cuaternario destruyeron casi todos, no obstante en las Islas Canarias se conservó por el aislamiento y clima adecuado, favorecido por los suelos profundos y por el “mar de nubes” que generan los alisios que tropiezan con la montaña y llegan a las islas cargados de humedad y se condensan en nubes al ascender por los relieves de la costa. Sus características climáticas son un período de lluvias invernales (media de 1.000 mm/año y un verano sin sequedad acusada que en Canarias ocupa la llamada zona del “mar de nubes” (franja situada entre los 400 y los 1.000 metros de altitud), en las orientaciones norteñas de las islas. El mejor ejemplo de laurisilva (bosque de laurel) se encuentra en el Parque Nacional de Garajonay en La Gomera.
Lluvia ácida: Es la forma de precipitación en la que el agua de lluvia lleva diluidos óxidos de azufre y de nitrógeno, provocada por la emisión de gases a la atmósfera, sobre todo de las centrales térmicas, de algunas industrias y de las calefacciones.
El fenómeno conocido como “lluvia ácida” se produce normalmente en lugares alejados de los focos contaminantes al ser arrastrados por los vientos. Los gases como óxido de azufre (SO2), el trióxido de azufre (SO3), el sulfurato de hidrógeno (H2S) y los óxidos de nitrógeno que se lanzan a la atmósfera producto de la combustión de los combustibles fósiles en las centrales térmicas, calderas industriales, calefacciones domésticas y vehículos al combinarse con el agua en la atmósfera producen ácido sulfúrico (SO3 + H2O > H2SO3) y ácido nítrico (HO2 + H2O > HNO3) y caen disueltos en la lluvia o la nieve originando lo que conocemos como “lluvia ácida”.
Esta “lluvia ácida” ocasiona diferentes tipos de daños y problemas:
en edificios y estatuas ( la conocida “lepra de la piedra”)
en superficies forestales ataca a las hojas destruyéndolas (termina desertizando los bosques).
destruye tierras de cultivo.
acidificando lagos y ríos y en general poniendo en peligro la vida animal y vegetal.
Zonas en España más afectadas por la lluvia ácida: A Coruña, León y Teruel.
Macaronésica: región biogeográfica que incluye a las islas Canarias, Cabo Verde, Madeira y Azores. Esta región por su insularidad, su variedad litológica y antigüedad posee una vegetación singular, como por ejemplo el bosque mixto de laurisilva. Su nombre proviene del griego makaros, “feliz”, y de nesos, ”islas”; de ahí que el archipiélago canario reciba el apelativo de “islas afortunadas”.
Maquia o maquis: Vegetación perenne, arbustiva y densa (jara, brezo, lentisco, romero, retama, olivo silvestre, madroño), exuberante, casi impenetrable, de más de dos metros de altura, que crece sobre suelos silíceos. Es típica del monte bajo en el clima mediterráneo en zonas donde el suelo se ha degradado.
Matorral: Es el resultado de la degradación del bosque formada por especies arbustivas o arbóreas de bajo porte, aprovechadas para leña, por sus flores o tallos, en consecuencia es la vegetación secundaria que nace después de ser rozado el bosque virgen. Ejemplos de matorrales son la maquia, la garriga y la estepa.
Parque nacional o parque natural: Espacios naturales declarados protegidos por la ley . Esta ley establece que son declarados como parques nacionales por el Parlamento, previo acuerdo de las asambleas legislativas de la Comunidad Autónoma correspondiente. Su gestión es exclusiva del Estado quien aportará los recursos económicos y mantendrá los ecosistemas, así pues en los llamados parques nacionales prima la conservación y protección sobre los demás usos que se puedan dar al suelo, limitando el aprovechamiento de los recursos naturales y la entrada de visitantes para garantizar la protección. Algunos parques nacionales, además han sido declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO como Garajonay (La Gomera). Parques nacionales son: Picos de Europa (Asturias, León y Cantabria), Ordesa y Monte Perdido (Huesca), Aigüestortes y Lago de Sant Maurici (Lleida), Tablas de Daimiel (Ciudad Real), Cabañeros (Ciudad Real), Doñana (Huelva y Cádiz), Archipiélago de la Cabrera, Las Cañadas del Teide (Tenerife). Timanfaya (Lanzarote), Garajonay (La Gomera) y Sierra Nevada.
Pinsapo: Especie vegetal endémico de la Península Ibérica que ocupa áreas muy localizadas del territorio peninsular, como por ejemplo la Sierra de Grazalema.
Red Natura 2000: La Unión Europea ha creado la “Red Natura 2000” para garantizar la biodiversidad en los diferentes países, encaminada a la conservación de los hábitat naturales y de fauna y flora silvestre. Para España este plan supone la protección del 15 % del territorio.
La denominada red Natura 2000 se configura como una red ecológica europea de Zonas Especiales de Conservación (ZEC) y su creación viene establecida en la Directiva 92/43/CEE del Consejo, relativa a la conservación de hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, conocida como Directiva Hábitats.
Repoblación forestal: Es el conjunto de decisiones políticas y de trabajos que tienen como fin la regeneración de los montes explotados o de las zonas en que los árboles han sido destruidos (incendios) o cortados. la reconstitución del bosque se realiza con la repoblación artificial plantando árboles criados en viveros o por siembra directa de las semillas. En el bosque mediterráneo la repoblación se ha realizado a favor del pino mientras que en la cornisa cantábrica se ha potenciado el eucalipto.
Reservas naturales: Espacios naturales declarados protegidos por la ley por considerar que los ecosistemas, comunidades o elementos biológicos merecen una valoración especial por su rareza, fragilidad o singularidad.
Roble: como nombre común incluye un extenso género de árboles de madera dura de la zona templada de la Tierra y en este caso englobaría también a las encinas y el alcornoque entre otros. Pero el robledal caducifolio (el carballo y el roble albar) propio de zonas húmedas es de hoja caduca y alterna con los hayedos en los suelos silíceos del norte de la Península Ibérica.
El smog es una forma de contaminación del aire. La palabra inglesa smog (de smoke: humo y fog: niebla) se usa para designar la contaminación atmosférica que se produce en algunas ciudades como resultado de la combinación de unas determinadas circunstancias climatológicas y unos contaminantes concretos. Se produce en situaciones de altas presiones (anticiclón) que provoca el estancamiento del aire y, en consecuencia, la permanencia de los contaminantes en las capas bajas de la atmósfera, debido a su mayor densidad.
El problema del smog en las grandes ciudades se debe al dióxido de azufre, el dióxido de nitrógeno y monóxido de carbono que daña la salud humana, especialmente en personas de avanzada edad, niños y personas con problemas cardiacos o pulmonares como enfisema, bronquitis y asma.
Sobreexplotación: explotación del medio ambiente por encima de la capacidad de producción y de la regeneración de éste. Se produce una sobreexplotación por incremento del consumo, produce la destrucción y hoy se plantean soluciones de saneamiento, regeneración e incremento del control.
Sotobosque. Vegetación de los estratos inferiores de un bosque, que crece bajo los árboles del bosque, zona no arbórea que incluye la vegetación arbustiva y herbácea. Así pues, el sotobosque generalmente está compuesto de plantas leñosas o herbáceas que forman un tapiz vegetal que acompaña a la formación boscosa.
Tabaiba: Especie arbustiva y xerófila. Muchas de ellas son de aspecto similar al cactus. Siete u ocho especies se consideran endémicas en las Islas Canarias. El cardón no pertenece a la misma especie de la tabaiba.
Vegetación endémica: Especies vegetales confinadas a un área natural restringida.
Vegetación eurosiberiana: Ver Bosque caducifolio y región eurosiberiana.
Vegetación de ribera: la presencia constante de agua (río, lago) hace que sólo puedan vivir ciertas especies, desde las que están en contacto con el agua (vegetación rupícola, alisos) hacia el exterior donde están aquellas que sólo necesitan cierta humedad (sauce, chopo, álamo) y las menos exigentes como el fresno y el olmo.
Vegetación o plantas caducifolias: Son las plantas que pierden la hoja en otoño. En el bosque caducifolio del clima templado oceánico está formado por el haya, un árbol que teme el frío pero que se adapta bien al verano fresco y húmedo, y el roble.
Vegetación o plantas xerófilas: Plantas adaptadas a los climas secos, climas semiáridos. Clima Mediterráneo y Clima Canario en España, por ejemplo el cardón de las islas Canarias. Incluyen árboles de mediana altura, perennes, con raíces profundas y extendidas, corteza gruesa, hojas de pequeño tamaño y duras. La encina, el alcornoque, el enebro y los pinos son las especies más comunes, de madera dura, poco apta para la explotación de madera, actualmente se ha provocado la extensión del pino.
Vegetación rupícola: Se aplica a las especies que vienen en las rocas. Algunas viven directamente sobre las rocas macizas como son los líquenes y musgos y otras se instalan en las grietas y fisuras. Esta vegetación es propia de zonas húmedas dándose en España en la vegetación de ribera y la vegetación de alta montaña.
Zonas húmedas: Ver humedales.

No hay comentarios: